¿Por qué tantos personajes de dibujos animados son amarillos?

Piense por un momento en todas sus asociaciones con el color amarillo. Tal vez al instante pensaste en el sol, las hojas secas del otoño, o incluso en algo más abstracto, como la sensación de alegría y optimismo. Sin embargo, si sigues pensando en ello, eventualmente te darás cuenta de que varios personajes de dibujos animados también son amarillos.

Ya sea que esté viendo Los Simpson, Pokémon o Hora de aventuras, este color parece destacar. El amarillo ha sido el color favorito de los animadores desde que los dibujos animados se volvieron completamente coloridos, pero ¿de dónde viene toda esta preferencia por el amarillo?

A lo largo de este artículo, descubrirá que muchos personajes de dibujos animados son amarillos no solo por el estilo. En la práctica, una combinación de teoría del arte y psicología ayuda a explicar el ascenso del amarillo a la prominencia en el mundo de la animación.

Los caracteres amarillos ofrecen un mejor contraste.

Como uno de los colores primarios (junto con el azul y el rojo), el amarillo es muy distintivo. De hecho, estos 3 colores son ejemplos extremos de tonos contrastantes, y cuanto más lejos está un color de los colores primarios, menos intenso es. Sin embargo, los colores primarios que se utilizan en las pantallas de televisión son el rojo, el verde y el azul.

En este esquema de colores, el amarillo y el azul están en lados opuestos del espectro, lo que hace que cada uno se destaque más. Y dado que el azul es un color predominante en muchos fondos (piense en el mar, el cielo, etc.), tiene sentido usar el amarillo para crear personajes más brillantes y notorios. En otras palabras, los caracteres amarillos contrastan más fácilmente con las imágenes de fondo.

Como ya mencionamos, los colores primarios son muy diferentes, pero aún así, incluso entre estos tonos, el amarillo se lleva el premio por ser más notorio, siendo el color más visible con poca luz y uno de los más notorios durante el día. Además, el amarillo es comúnmente distinguible entre las personas con daltonismo.

Vale la pena señalar que el amarillo es un color tan fácilmente perceptible que se ha convertido en una buena opción para diferentes tipos de alertas que necesitan verse desde la distancia para llamar nuestra atención. Es por eso que el amarillo se usa ampliamente en semáforos, señales de tráfico y más.

Los factores psicológicos también explican la predilección por los caracteres amarillos

Tradicionalmente, el amarillo se asocia con la felicidad y la alegría. Así lo comprobó una encuesta que encontró que la mayoría de los encuestados (72%) mencionaron el amarillo como un color muy positivo, mientras que solo el 0,5% de los encuestados consideró el amarillo como un color muy negativo.

Por lo tanto, es fácil entender que esta característica del amarillo lo convierte en una excelente opción para personajes con rasgos de comportamiento alegres y relajados en dibujos animados.

Curiosamente, el amarillo es uno de los colores que la naturaleza usa para enviar una señal de «aléjate». Por ejemplo, el amarillo se puede ver en insectos que pican (abejas, avispas), serpientes venenosas y otros animales peligrosos. Sin embargo, esto todavía sirve para llamar la atención, un detalle que termina siendo utilizado en muchos ámbitos, incluidos los dibujos animados.

Al final, a los niños les encanta este color.

Además de todo lo que hemos visto hasta ahora, hay que tener en cuenta que el color amarillo es muy utilizado en el ámbito de la publicidad dirigida a los niños. En la práctica, lo que sucede en este sentido es que los pequeños tienden a asociar este color con emociones mayoritariamente positivas.

De hecho, puede ver el amarillo en acción en los logotipos de marcas para niños como Hot Wheels, Crayola y más. En todos estos casos, la inclusión del amarillo no es mera casualidad. En general, en el mundo del marketing, el amarillo se suele utilizar en el packaging de productos asociados a la diversión.

Para tener una idea de cómo funciona esto realmente, en un estudio, a los niños se les dio a elegir entre un crayón amarillo y uno marrón después de escuchar historias alegres y tristes. La mayoría del grupo que escuchó una «historia feliz» eligió el crayón amarillo, mientras que la mayoría de los niños que escucharon «historias tristes» prefirieron el marrón, lo que demuestra que la asociación del color con el estado de ánimo es bastante notable.