¿Por qué algunas personas todavía compran y escuchan discos de vinilo?

En los últimos años, se ha hecho evidente que muchos amantes de la música se están alejando del mundo de la transmisión y los videos musicales en línea a un tipo diferente de experiencia auditiva: los discos de vinilo. De hecho, en 2020, las ventas de vinilos superaron las ventas de CD por primera vez en EE. UU.

Con tantas opciones convenientes para escuchar música en los tiempos modernos, es un poco extraño notar que cada vez más personas eligen hacer las cosas a un ritmo diferente. A lo largo de este artículo, exploraremos por qué algunas personas siguen comprando discos de vinilo.

La calidad del sonido de los discos de vinilo ayuda a explicar su demanda

En términos generales, la razón principal de la popularidad de los discos de vinilo es su calidad de audio. Los aficionados a la música suelen decir que se puede escuchar la diferencia en el sonido y que el vinilo es mejor que los archivos digitales. De hecho, muchas personas que han estado escuchando MP3 durante más de una década han notado que hay algo un poco diferente en la calidad del sonido cuando escuchan discos de vinilo por primera vez.

En resumen, los discos tienen un sonido más omnidimensional que en realidad llena mejor los oídos. En otras palabras, lo que hay que señalar en este sentido es que es más probable que percibas sonidos sutiles e instrumentos de un disco de vinilo que de cualquier archivo digital.

Curiosamente, hay quienes dicen que los vinilos prensados ​​de hoy suenan mejor que los de la década de 1960. Esto se debe a que, si bien la estructura de los discos de vinilo no ha cambiado tan drásticamente desde entonces, el equipo de grabación que se utiliza hoy en día es mucho más avanzado.

La experiencia táctil Nostalgia también contribuye al renacimiento de los discos de vinilo.

Cualquier persona nacida entre los años 70 y 80 puede sentir cierta falta de forma de escuchar música. Aunque la música digital está ampliamente disponible y es muy conveniente en estos días, hay muchas personas que aún disfrutan escuchando música en sus salas de estar.

Algunos amantes de la música también encuentran que los archivos digitales pierden cualquier tipo de interacción física con la música que están escuchando. Si bien toda la música está destinada a ser escuchada, hay quienes les gusta experimentar la música de una manera más táctil. La experiencia de abrir el paquete, oler la tapa y poner el disco es lo que paga la mayoría de estas personas cuando compran discos de vinilo.

Un hecho que también vale la pena mencionar es que las cubiertas de los discos de vinilo son hermosas a la vista. Tienden a tener un atractivo más estético, por lo que un estante lleno de discos de vinilo tiene un mayor impacto que un estante lleno de CD o un simple reproductor multimedia con miles de millones de archivos de música. Algunas personas incluso compran discos de vinilo porque les gusta la portada.

Comprar discos de vinilo y otras formas de mercadería física también es una excelente manera de apoyar a los artistas favoritos y ayudar a garantizar que puedan continuar produciendo su música. Si bien la transmisión puede ser increíblemente lucrativa para los artistas populares, algunos músicos apenas pueden ganarse la vida solo con las plataformas de transmisión.

También se debe tener en cuenta el valor añadido

Con un interés creciente en la compra y venta de discos de vinilo, algunos coleccionistas están empezando a ver esto como una especie de inversión. Los discos de vinilo de artistas establecidos, especialmente aquellos en buenas condiciones, a menudo no solo conservan su valor sino que también aumentan exponencialmente con el tiempo.

Entre todos los formatos de almacenamiento de música, el vinilo tiene el valor más alto. Los discos de hoy pueden tener un valor de hasta 10 veces su precio original dentro de 20 años. Dicho esto, no hace falta pensar mucho para darse cuenta de que el mismo caso no sería el mismo con CD, cintas o archivos digitales.

En un análisis general de este tema, podemos decir que los propios discos de vinilo son más atractivos estéticamente y más artísticos y, por tanto, acaban siendo más valiosos a medio y largo plazo.