¿Existe un animal capaz de respirar fuego?

En cierto modo, los dragones tienen el mejor sistema de defensa incorporado: pueden escupir fuego y convertir a sus enemigos en hollín. Pero aunque la literatura histórica es rica en temas relacionados con los dragones, estos no son más que criaturas míticas, es decir, en realidad nunca existieron.

Dicho esto, la pregunta sigue siendo: ¿hay algún ser vivo en el mundo real que tenga la capacidad de escupir fuego como los dragones míticos? Pues eso es lo que analizaremos a lo largo de este artículo.

Después de todo, ¿hay algún animal capaz de respirar fuego?

Básicamente, la respuesta es no. Sin embargo, hay algunos animales sorprendentemente creativos que pueden escupir cosas como humo nocivo, toxinas e incluso baba.

Llegados a este punto, te estarás preguntando: ¿cuál es la razón principal de la inexistencia de animales que escupen fuego? Pues simplemente porque es prácticamente imposible que un ser vivo pueda soportar temperaturas tan altas.

Según LiveScience, ni siquiera hay animales reales que sean resistentes a las llamas o inmunes al fuego de una manera tan simple. Incluso hay ciertos animales capaces de soportar temperaturas muy altas, como algunos tipos de gusanos, pero estas altas temperaturas no son tan altas como el fuego mismo.

¿Qué pasa con las criaturas que escupen otras cosas?

Curiosamente, hay algunos animales parecidos a dragones en al menos algunos aspectos. Tomemos, por ejemplo, la serpiente escupidora sudafricana (Hemachatus haemachatus), una especie de serpiente que tiene la capacidad de escupir un tipo de veneno cegador hacia su presa cuando se siente amenazada.

Algunos escorpiones del género Parabuthus también pueden arrojar una sustancia altamente tóxica a posibles intrusos. Además, si bien no es una explosión de fuego, los lagartos del género Strophuruspod pueden disparar una baba desagradable de sus colas para ahuyentar a sus depredadores.

¿Hay animales hábiles con el fuego?

A la hora de combatir el fuego, algunas aves rapaces son bastante prolíficas. Se sabe que tres especies de aves depredadoras (Milvus migrans, Haliastur sphenurus y Falco berigora) desafían incluso los incendios forestales para agarrar hierba o ramas con sus garras.

Vale la pena señalar que estas aves también usan el fuego para encender nuevas llamas en otros lugares, lo que a su vez asusta a sus presas y las hace más vulnerables durante la caza.