¿El azúcar realmente causa caries?

Seguro que a lo largo de tu vida has oído decir a mucha gente que “comer dulces te pudre los dientes” o que “demasiada azúcar te provoca caries”. Por lo tanto, podemos decir que es bien sabido que el azúcar es malo para los dientes. Sin embargo, lo cierto es que, al final, él no es el único culpable de esta historia.

De hecho, las caries son el resultado de una cadena de eventos que ocurren dentro de nuestra boca, y el azúcar no siempre está presente en esta.

Comprender la relación entre el azúcar y las caries

De acuerdo con Healthline, una dieta alta en azúcar en realidad puede promover las caries (así como otros problemas, como la obesidad), pero lo que pocas personas parecen saber es que el azúcar en sí no es el único culpable de la caries dental. De hecho, en algunas situaciones, ni siquiera puede ser acusado, ni siquiera indirectamente.

Para comprender mejor, primero debe comprender que las caries se forman cuando las bacterias que viven en la boca digieren los carbohidratos sobrantes que quedan en los dientes después de comer. Estos «desechos» pueden incluir los azúcares refinados que se encuentran en las galletas, los dulces y otras delicias, pero incluso pueden provenir de alimentos saludables como cereales integrales, verduras y frutas.

Dicho esto, el hecho es que, cuando digieres estos carbohidratos, las bacterias en tu boca producen un ácido que se combina con tu saliva para formar una cosa bastante desagradable que tu dentista probablemente haya mencionado varias veces: la placa. Como muestra WordsSideKick.com, es exactamente la placa bacteriana (no el azúcar) la principal responsable de la caries dental.

La placa tiene la culpa

Según Colgate, la placa bacteriana es una película pegajosa e incolora formada por bacterias y restos de comida que se forma en los dientes. Principal causa de caries y gingivitis, comienza a acumularse después de cada comida y, si no se cepilla con frecuencia, puede erosionar el duro esmalte externo de los dientes, lo que resulta en la formación de pequeños agujeros en la superficie.

En la práctica, estos orificios marcan la primera etapa de formación de caries. Eventualmente, el ácido y las bacterias en la placa también pueden proliferar a través de las otras capas de los dientes, alcanzando los nervios y los vasos sanguíneos. En consecuencia, esto puede provocar dolores de muelas, sensibilidad e incluso abscesos en la boca.

una última palabra

Como puede ver, al final del día, el azúcar es solo uno de los muchos carbohidratos que pueden causar caries y llevarlo directamente a la silla del dentista. Incluso comer o beber alimentos muy ácidos (aunque sean saludables, como los cítricos) puede causar caries si no se mantiene una higiene bucal adecuada.

Debido a todos estos factores, asegúrese de cepillarse los dientes después de las comidas y recuerde visitar a su dentista con frecuencia. Estos consejos parecen tópicos, pero son realmente importantes para mantener tu boca sana y libre de cualquier tipo de molestia. ¡Tu salud bucal te lo agradecerá!